Sobre este blog


En este blog vamos a recolectar diversos recursos sobre las TIC su impacto a nivel empresarial y la gestión del conocimiento.

Los autores actualmente son estudiantes de la Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU). Anteriormente, los autores fueron alumnos del Campus Virtual Compartido del Grupo 9 de Universidades, que cursaron la asignatura Groupware en la gestión del conocimiento, que se impartía desde la Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU).

Esperamos que estos recursos puedan servir a los lectores de este blog a comprender y revisar distintas dimensiones de las tecnologías de la información y de la comunicación en el mundo empresarial.


miércoles, 15 de noviembre de 2017

IoT cambiará nuestras ciudades


Hoy en día, el internet de las cosas (conocido como IoT por sus siglas en inglés) se extiende y lo inunda todo. Cada día son miles las aplicaciones que se descubren para conectar cualquier objeto en cualquier momento. En ocasiones, las utilidades descubiertas no pasan de ser una mera gracia puntual, sin ningún tipo de “sustancia”, pero en algún momento salta la chispa y se consiguen cosas asombrosas que cambian completamente nuestro día a día.

Una de las aplicaciones de mayor tendencia del IoT es su intervención en el progreso compatible con el medio ambiente. Es evidente que los recursos naturales son cada vez más escasos, y necesitamos asumir de forma apremiante un consumo responsable y eficiente para que éstos puedan perdurar en el tiempo.



Este consumo eficiente tenemos que interiorizarlo, tanto a nivel personal como a nivel social, de conjunto, y pasa por establecer diversas medidas en ciudades y edificios. Es probable que todos conozcamos ya conceptos como “edificios inteligentes” o “Smart cities”, que intentan solucionar los actuales problemas medioambientales: ahorro y optimización en la generación de energía, control del tráfico e implementación con transporte público, control de consumo de agua, interacción entre suministros para la gestión de deficiencias o averías, y un sinfín más de posibilidades.

Muchos expertos, como Carlo Ratti, director del MIT Senseable City Lab, tienen muy claro cuáles son las diez grandes innovaciones que cambiarán las ciudades, para convertir los espacios en entornos eficientes y responsables con el medioambiente, y toda esta gran transformación pasa por la aplicación del internet de las cosas al urbanismo y a la construcción.



No obstante, toda esa información “global” necesaria para el desarrollo de los entornos inteligentes es susceptible de otro tipo de intereses que no sean la eficiencia y la gestión responsable del medio ambiente (como pasó hace unos meses con los fabricantes de la aspiradora Roomba), lo que supone un hándicap importante para el avance del sector aplicado al medioambiente.

Además, crear estos entornos responsables es un trabajo muy difícil, que requiere de muchas voluntades y, sobretodo, de una gran inversión en infraestructuras, junto con la concienciación de las organizaciones públicas y privadas. Una de las complejidades de los entornos inteligentes reside en su amplitud, en sus límites: siempre hay espacio más allá, lo que lo convierte en un objetivo inabarcable, aunque con mucho potencial de mercado.

Por eso, los últimos desarrollos se centran en espacios cerrados, como la vivienda o los lugares de trabajo, con un enfoque principal hacia el confort y la seguridad, más asistencial, y trasladando la responsabilidad medioambiental a un segundo plano. Tal es así, que Google ya ha decidido lanzar su propio producto: Google Home. En mi opinión, el vídeo promocional recuerda bastante a las Google Glass (otro de sus productos). Quizás una casa es un espacio más acotado que el mundo entero.