Sobre este blog


En este blog vamos a recolectar diversos recursos sobre el trabajo en grupo y la gestión del conocimiento.

Los autores son alumnos del Campus Virtual Compartido del Grupo 9 de Universidades, que estan cursando la asignatura Groupware en la gestión del conocimiento, que se imparte desde la Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU).

Esperamos que estos recursos puedan servir a los lectores de este blog a comprender y revisar distintas dimensiones del trabajo en grupo y de la gestión del conocimiento en el mundo empresarial.


sábado, 15 de enero de 2011

El otro lado de la web 2.0: La intimidad

La Web 2.0 ofrece soluciones para compartir casi cualquier contenido digital pero también presenta desventajas. En algunos casos, el usuario pierde el control de sus creaciones en favor de las empresas que prestan el servicio. Aunque O'Reilly sostenga que la persona "controla sus propios datos", esto sólo sería cierto en algunos casos, pero no en todos.
Un consumidor tiene la libertad de decidir qué contenidos publicar en una web, pero una vez que están dentro del servicio, en muchos portales se pierde parte del control sobre la información aportada.
Un ejemplo se encuentra en las condiciones de servicio (la famosa letra pequeña) del portal para compartir vídeos YouTube, por las que se concede a la empresa estadounidense una licencia mundial gratuita, que a su vez puede transferir a quien quiera, para distribuir y realizar obras derivadas del vídeo enviado por el usuario.
Lo mismo sucede en las comunidades de blogs MySpace y MSN Spaces.Sin embargo, no sólo se trata de que algunas de las empresas Web 2.0 se atribuyan automáticamente el permiso para manejar según sus intereses los contenidos recibidos, sino que el verdadero peligro reside en el uso que las compañías pueden realizar de los datos que guardan de cada persona, por mucho que las empresas prometan honestidad.
La Web 2.0 consigue información desde el mismo momento en que el usuario se registra con su correo electrónico, y cuando los consumidores suben a estos servicios sus direcciones favoritas de Internet, sus fotografías personales, sus opiniones o sus vídeos, dejan al descubierto sus gustos y preferencias, su forma de pensar; desvelan quiénes componen su circulo afectivo.
Se llega al extremo de que en Gmail, el correo electrónico de Google, una máquina rastrea el contenido de los mensajes, es decir de la correspondencia privada de cada usuario, para mostrar anuncios publicitarios relacionados con lo escrito.

Alternativas
Existen alternativas más descentralizadas que pueden resultar más íntimas y que permiten mantener un control total sobre el contenido que se genera. Por ejemplo, en la Web 2.0 se accede a una versión de baja calidad de las fotografías y de los vídeos, mientras que por correo electrónico o a través de las redes de intercambio Peer to Peer (P2P, de igual a igual) se pueden compartir todo tipo de datos con la misma calidad que el original.
O'Reilly incluye a los programas P2P como un ejemplo del concepto Web 2.0, porque los compara con la estructura anterior de empresas como MP3.com (basadas en la relación servidor-cliente), pero este hecho contribuye a que Web 2.0 sea un concepto un tanto confuso.
Realmente, los programas P2P y la Web 2.0 difieren, porque mientras las redes de intercambio tienden a la descentralización, la Web 2.0 está protagonizada por empresas que albergan en sus servidores los contenidos enviados por los usuarios y que, además, facilitan la relación entre las propias personas, pero siempre en su espacio, en su web.

CONCLUSION:
A pesar de sus muchas ventajas, la web 2.0 conbina mal con la preservación de la intimidad. Ya que los espacios públicos de la Web 2.0 son privados y gestionados por empresas, seria mejor utilizar la tecnología P2P y la mensajería instantánea, para poder compartir todo tipo de contenidos con total libertad. Pero hoy por hoy todo el mundo utiliza la web 2.0 por lo que no podríamos prescindir de ella, ya que es el modo mas habitual de comunicarse, compartir fotos...

http://www.consumer.es/web/es/tecnologia/internet/2006/08/23/154903.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.